Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

Claves para seguir la recta final de las elecciones estadounidenses

La impresionante ventaja de Biden se mantiene e incluso ha aumentado ligeramente, según los economistas de la firma

22/10/2020 - 

MADRID. A sólo dos semanas para las elecciones estadounidenes, destacamos la evolución de los sondeos para la presidencia y el senado del país. También hacemos referencia a las diferencias entre las elecciones de 2016 y 2020 y exploramos los riesgos actuales para el favorito Joe Biden. Una semana es mucho tiempo en la política y todavía nos quedan dos.

En estos momentos, la impresionante ventaja de Biden se mantiene e incluso ha aumentado ligeramente en la última semana. Ahora lidera por 11 puntos en las encuestas nacionales y está adelante en cada estado en nuestro rastreador por al menos 3 puntos.

Mientras tanto, las elecciones al Senado siguen mostrando cifras prometedoras para los demócratas y son consistentes  con nuestro escenario base que establece una victoria demócrata.

Creemos que en Carolina del Norte, a pesar de que el candidato demócrata se enfrentó a acusaciones de engaño, el escándalo no ha sido suficiente para inclinar la carrera a favor del candidato republicano hasta ahora. 

Mientras tanto, Georgia está ahora codificada en color amarillo para reflejar la incertidumbre de las elecciones especiales, en las que es probable que se celebre una segunda s vuelta en enero.  

Escaños en riesgo para los demócratas

  • Alabama: Se espera que el demócrata Jones pierda su escaño frente al candidato Tuberman, con una ventaja de 15 puntos en las últimas encuestas.

Escaños más orientados al lado demócrata

  • Michigan: El demócrata Gary Peters le gana al republicano John James por 6 puntos, aunque con una encuesta atípica. Vale la pena señalar que Michigan es un estado indeciso: si Biden gana el voto en Michigan, esperamos un senador demócrata.
  • Colorado: Señalar que Trump perdió en 2016. El conocido demócrata Hickenlooper va por delante del representante Gardner por 12 puntos en las últimas encuestas.


Escaños indecisos para los republicanos

  • Arizona: El demócrata Kelly vence al republicano McSally en las encuestas por 8-9 puntos.
  • Maine: Trump perdió Maine en 2020 y recientemente se confirmó que Sarah Gideon era la candidata preferida de los demócratas y está 5 puntos por delante de la republicana Susan Collins, aunque las encuestas son volátiles.
  • Montana: Steve Bullock (Gobernador Demócrata) entró en la carrera en el último minuto y se está beneficiando de la respuesta al coronavirus y de la alta popularidad general. Sin embargo, está compitiendo codo a codo con el republicano, Daines.
  • Carolina del Norte: Este es otro estado indeciso en las elecciones presidenciales. El demócrata Cunningham tiene una ventaja de 6 puntos sobre el republicano Tillis en las encuestas...

Escaños más orientados al lado republicano

Georgia: Dos escaños para la reelección. Cuando los dos asientos del Senado de un estado están en la papeleta al mismo tiempo, casi siempre van de la misma manera. La última vez que se  produjo una de estas situaciones fue en 1966.
Trump ganó a Georgia por 5 puntos en 2016. Esto fue un descenso desde la victoria de Romney por 8 puntos en 2012 y más aún desde los resultados anteriores. La participación de los votantes negros es clave ya que constituyen el 31% del electorado en Georgia. Uno de los escaños es una elección especial y no hay primarias, por lo que cuatro candidatos estarán en la primera votación antes de la segunda vuelta, lo que hace que la votación sea difícil, pero el demócrata Warnock lidera el grupo por un amplio margen. El otro escaño, el republicano Perdue y el demócrata Ossoff están cabeza a cabeza con números bastante erráticos.

Iowa: El demócrata Greenfield aventaja en las últimas encuestas por 4 puntos al republicano Ernst.

Kansas: El republicano Roger Marshall y la demócrata Barbara Boiler han sido confirmados como los nominados en esta carrera. Boiler era republicana hasta que cambió de partido en 2018. Las encuestas tienen a los dos candidatos muy igualados con cifras muy volátiles de una encuesta a otra.

Carolina del Sur: Este estado ha estado en disputa en las últimas semanas. El republicano Lindsey Graham está defendiendo su puesto contra el demócrata Jaime Harrison que ha tenido un gran éxito en la recaudación de fondos. Las encuestas sugieren que están disputándose el escaño codo con codo, aunque Graham parece tener la ventaja.

Tendencias alentadoras para los demócratas

Estas tendencias son particularmente alentadoras para los demócratas, dadas las enormes cifras de votación temprana que estamos viendo este año. El seguimiento actual sugiere que más de 30 millones de estadounidenses ya han votado, con esta participación alrededor de 5 veces más alta de lo que se había visto hasta este momento en 2016.

De hecho, esto representa alrededor del 22% del total de votos contados en esas elecciones. Esto podría reflejar un mayor entusiasmo, apuntando a una mayor participación en 2020, o a un efecto Covid, ya que más gente envía por correo las papeletas o vota temprano para evitar las multitudes. La participación temprana ha sido particularmente alta entre los demócratas (54%), con los republicanos situándose al 25%, aunque no tenemos datos en todos los estados.

Bill y Hillary Clinton
Por supuesto, una semana es mucho tiempo en política y nos quedan dos antes de la jornada electoral y con más del 75% del electorado aún por votar. Naturalmente, se están haciendo comparaciones con esta época hace cuatro años cuando se esperaba que Clinton ganara la presidencia y finalmente, a pesar de ganar el voto nacional, perdió el colegio electoral. Creemos que hay tres diferencias importantes entre 2016 y 2020:

  • Los candidatos: Creemos que Hilary Clinton tenía un peso inusualmente grande en las elecciones de 2016, incluyendo prejuicios relacionados con su género, su matrimonio con un anterior presidente demócrata y un profundo escepticismo entre los votantes sobre su transparencia. Una carta de último minuto del director del FBI Comey justo antes de las elecciones, utilizada efectivamente por la campaña de Trump, fue crucial para que sus encuestas bajaran y, en última instancia, su pérdida en las elecciones. Biden, por otra parte, tiene cierto bagaje político, pero no parece pesar tanto y los intentos de la campaña de Trump de etiquetarlo como corrupto han fracasado en gran medida.  Dicho esto, creemos que Biden es probablemente aún más vulnerable a los acontecimientos inesperados que Trump.
  • El contexto: Cuando Trump se presentó a la presidencia en 2016, era un político relativamente desconocido, aunque una figura mediática muy notoria. En 2020, los votantes conocen bien al Presidente y han visto su enfoque político, en particular durante la reciente crisis del Covid-19. Más del 50% de los votantes de Biden citan "él no es Trump" como el principal factor para acudir a votar. Además, los niveles de certeza son altos por lo que el efecto de los votantes indecisos es probablemente pequeño.
  • Las encuestas: Biden va ~4 puntos por encima del nivel en el que se encontraba Clinton en este momento en 2016, tras haber disfrutado de una campaña más estable durante el verano e incluso haber aumentado su ventaja en las últimas semanas. Esto también significa que tiene más espacio para perder el apoyo en las encuestas mientras mantiene una saludable ventaja. Las encuestas en 2016 batallaron para captar el impacto de la educación en el comportamiento de los votantes, que muchos encuestadores están ajustando ahora. Esto puede ser positivo para la exactitud de las encuestas, aunque no lo sabremos hasta que tengamos los resultados de las elecciones. Siempre existe el riesgo de que los encuestadores ajusten demasiado o demasiado poco su metodología o terminen librando la última batalla cuando la dinámica que impulsa las elecciones haya cambiado. También existe el riesgo de que los votantes de Trump estén escapando a los radares de los encuestadores tras un ciclo de noticias inusualmente malas para la Presidencia, lo que podría exagerar la ventaja de Biden. Afortunadamente para Biden, una ventaja de once puntos proporciona un buen colchón para el error de las encuestas.

Trump, un 25% de posibilidades

 No debemos ser complacientes con el resultado a pesar de las diferencias con respecto a 2016 que parecen beneficiar a Biden. Las elecciones de Estados Unidos son inusualmente difíciles de predecir porque el resultado depende de la dinámica electoral en cincuenta estados, que puede variar enormemente en términos de reglas, normas, supresión de votantes, inscripciones y participación. Sin embargo, en nuestra opinión, Biden cuenta con un 75% de posibilidades de ganar la Presidencia. Estaremos vigilando de cerca el riesgo de escándalo, los intentos de la campaña de Trump de desacreditar a Biden.

Seguimos dando a Trump un 25% de posibilidades de reelección dentro de dos semanas, lo que refleja los altos niveles de incertidumbre discutidos anteriormente en torno a la dinámica de los estados individuales y la captación del apoyo de los votantes. Por ejemplo, los agentes republicanos apuntan a un fuerte registro de votantes republicanos en estados clave como Florida y Pennsylvania.

Stephanie Kelly es economista política y James McCann economista de Aberdeen Standard Investments

Noticias relacionadas

next