Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Tarima rota, papeleras a rebosar y palmeras sin podar: una mala fórmula de vender turismo junto al puerto

4/11/2020 - 

CARTAGENA. Los agujeros en la tarima - una gran estructura de madera en los cerca de 20.000 metros cuadrados de superficie que circundan el Auditorio y Palacio de Congresos de Cartagena- se han convertido en una constante, en este paseo que arranca a los pies del edificio, pegado al puerto deportivo Yatch Port, y que concluye junto al pequeño astillero que hay junto a la Cofradía de Pescadores. 

La sensación que ofrece este lugar tan especial junto al mar es, al contrario de lo que uno podría esperar, de desatención elevada al máximo desinterés: papeleras a rebosar y, por consiguiente, basura en el suelo, salpicada de botellas de vidrio, comida, papeles y hasta desechos higiénicos. Además, las palmeras que adornan la zona presentan un estado de abandono, sin podar y sin limpiar los dátiles que han caído al suelo y que, por tanto, ofrecen un escenario pringoso y negro, que no invita, indudablemente, ni a habituales ni a esporádicos.

A eso hay que añadir que el parque que hay junto a la calle Alfonso XII dejó hace mucho tiempo de cumplir su misión. Ahora, vallado, da la sensación de que fue abandonado hace muchos años, pero la realidad es que los servicios de limpieza y jardinería del Ayuntamiento de Cartagena han borrado de su recorrido esta zona que se había convertido en uno de los grandes reclamos turísticos junto al mar.

Un habitual de la zona muestra su enfado mientras pasea por la zona. Advierte que han sido ya unas cuantas las ocasiones que ha dicho a los trabajadores de la limpieza del estado de la zona, pero "ni caso", todo sigue igual. Es más, añade que días atrás se cayó al suelo al pisar una tabla en mal estado. "Pero como no me traiga aquí a un notario para que levante acta de cómo está esto, aquí nadie hace nada".

El entarimado está formado por tablones de abeto cuperizado, preparados, siempre y cuando tengan un cuidado y atención especial, para soportar la humedad y los hongos en exteriores. Hay que recordar que las obras de adecuación del exterior del auditorio, que concluyeron a mediados de 2011, supusieron una inversión cercana a los cuatro millones de euros.

next