Los trabajadores de Lhicarsa temen un frenazo de incorporaciones si se absorbe a los empleados de limpieza del litoral 

15/04/2021 - 

CARTAGENA. La Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) en Lhicarsa ha mostrado su preocupación por el planteamiento "que parece propiciar el Ayuntamiento de Cartagena" para dar solución al conflicto laboral de los trabajadores de limpieza del litoral y que pasaría por su total integración en Lhicarsa.

Según manifiestan desde FeSP-UGT, el Consistorio cartagenero "estaría presionando para que fuera Lhicarsa quien asumiera la totalidad del personal del contrato finalizado de IMSEL y que el Ayuntamiento decidió no renovar". Cabe recordar que hace unos días los representantes del Gobierno en el Consejo de Administración de Lhicarsa han pedido a la empresa que, dado que la plantilla es deficitaria, incorporen al personal que trabajaba en el contrato que FCC tenía para el refuerzo de la conservación del litoral.

Esta situación podría alterar, dicen desde UGT, las entradas y sustituciones de las y los trabajadores y los contratos de relevo, así como la actual estrategia en materia de recursos humanos que perjudicaría tras la absorción las expectativas de empleo de sustituciones y bolsas de empleo en Lhicarsa, al margen de cambiar sustancialmente las condiciones del contrato en vigor y no cumplir con la máxima impuesta por el Ayuntamiento de establecer una división clara entre FCC y Lhicarsa.

La sección sindical de FeSP UGT en Lhicarsa teme por la estabilidad en el empleo de muchos de los trabajadores y trabajadoras y muestra su preocupación por los compañeros y compañeras del contrato de IMSEL, pero considera que la protección de sus derechos pasa por respetar las expectativas de la plantilla de Lhicarsa, de sus bolsas de sustitución de empleo y relevo, respetando a los y las trabajadores y trabajadoras que trabajan ya sea temporalmente durante vacaciones contratos de relevo o sustitución en Lhicarsa.

Asimismo, este sindicato muestra su preocupación por cómo afectará esta posible absorción al reconocimiento de categorías de la plantilla que tantos años llevan desempeñando, así como a las y los que optaban mediante contrataciones temporales a integrarse.

Por ello, FeSP-UGT insta al equipo de Gobierno municipal a que busque soluciones al contrato del IMSEL, instituto municipal "que la alcaldesa, Ana Belén Castejón, disolvió en 2016 y cuyos trabajadores absorbió el Ayuntamiento de Cartagena y que se suponía, seguirían realizando esas funciones tras la integración en el Consistorio, algo que no fue así; una decisión de la que hoy aparecen los resultados", añaden desde UGT.

next