Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 7 de agosto y se habla de coronavirus totana camas uci PUERTO LUMBRERAS

REACCIONES

Las mascarillas llegan para quedarse, y los murcianos están de acuerdo

14/07/2020 - 

MURCIA. El uso de mascarillas en la Región de Murcia es obligatorio desde este lunes 13 de julio en todos los espacios públicos, incluso cuando haya una distancia de seguridad de más de dos metros.

Los rebrotes en los distintos puntos de España han provocado que se aumenten las medidas preventivas en algunas comunidades, ordenando el uso de las mascarillas en lugares o situaciones que durante la desescalada era prescindible.

Esta medida ha sido mayoritariamente aceptada por la población, que asegura que no existe una conciencia social, sobre todo entre las personas que se consideran de menor riesgo, como los jóvenes.

“Parece que cuando no llevan las mascarillas, más se acercan a ti cuando vas por la calle, y el miedo siempre está presente” comentan Teresa y Lola, dos funcionarias que están obligadas a llevar las mascarillas en sus puestos de trabajo y en las zonas comunes, aunque no todos los trabajadores están de acuerdo con ello, especialmente cuando el grupo de trabajo es reducido y se cumplen las medidas de distancia e higiene.

Los profesionales sanitarios son los que dan las instrucciones y son las que debemos cumplir. “Ellos son los profesionales” afirmaban.

El turismo y la inmigración también están preocupando a la ciudadanía. “Deberían poner más medidas en los aeropuertos, tanto en las salidas como en las llegadas, y no solo midiendo la temperatura, sino haciendo test” comentaba María Asunción. Ella explica indignada como puede ser que la gente no tenga respeto por los demás y que no sean conscientes de la situación que estamos viviendo. Con familiares en Lérida, uno de los lugares con más focos activos de rebrotes, tiene claro que no podemos dar ningún paso atrás, que todo puede ir a peor.

Trabaja en el ámbito sanitario, y está cansada de ver cómo se están abriendo las fronteras, tanto a nacionales como internacionales, y solo unos pocos tengan respeto a los demás. “Ves a gente que no tiene miedo a contagiarse que no se dan cuenta de que no es el hecho del contagio propio, sino del ajeno”

Los mendigos que se acercan a pedir, sin ningún tipo de distancia ni mascarillas se deberían controlar más. Recordarles el uso de las mascarillas y, si no disponen de una, proporcionales las necesarias. “Debería haber más seguridad” mencionaba María Asunción.

Carmen y María Dolores trabajan en el ámbito administrativo de la sanidad, por lo que el uso obligatorio de las mascarillas le parecen “perfecto”.
“Es completamente normal, la gente no la lleva, sobre todo los jóvenes” afirmaban ambas. Nadie puede confirmar si es asintomático o no, y los que no se encuentran mal, deciden no llevarla, y ellas lo consideran una falta de respeto a los demás, y sobre todo a los que sí están poniendo de su parte. Existe mucha incertidumbre, nadie sabe nada, y eso, creen que es el mayor miedo de la gente.

Lo que más le molesta a María Dolores es la falta de unión entre los países de todo el mundo. “No nos ponemos de acuerdo” decía. Siente que todo esto parece una carrera entre los países para ver quien llega antes a la vacuna en vez de ayudarse unos a otros, y no se dan cuenta que los que salen perdiendo son los ciudadanos.

Con sus mascarillas personalizadas, seguían impactadas sobre como esta prenda se ha convertido en un accesorio tan esencial en nuestro ‘armario’ como los pendientes o los zapatos, y que ya comercializan en la mayoría de los comercios.

Por otra parte, Lucía, opositora de Derecho, no ve esto como algo positivo. “Las mascarillas tienen que ser útiles, sino no tiene sentido” comentaba Lucía. Está de acuerdo con respecto a la obligación del uso de mascarillas, pero insiste en que se deberían proporcionar mascarillas que realmente protejan tanto a los demás como a uno mismo, y las que venden en las tiendas no realizan está función.

Los murcianos, en general, están de acuerdo con el uso obligatorio de la mascarilla y lo ven muy necesario ya que hay gente que no “se está tomando en serio” la situación que estamos viviendo y afirman que, para salir de esta, necesitamos tener un respecto entre los ciudadanos y más conciencia social.

next