Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

urbanismo

El Palmar y La Alberca crecen en su frontera con Montevida, que aportará uno de cada 10 vecinos

4/11/2019 - 

MURCIA. Aunque dicen que las fronteras separan, hay un caso muy distinto en la zona que delimita el territorio de las pedanías de El Palmar y la Alberca a ambos lados de la autovía A-30 a los pies del Parque Regional El Valle-Carrascoy. Y es que cuando se complete la urbanización del residencial Montevida, promovido por la empresa Profusa del Grupo Fuertes, la vida cambiará en ambas pedanías, ya que un sector de territorio tradicionalmente deshabitado y que se rompió por la construcción del tramo de autovía A-30 entre Murcia y Cartagena a principios de los años 90, recibirá a unos 3.000 vecinos. Su crecimiento y urbanización ha sido gradual desde hace un lustro y ya mueve a centenares de personas cada día .

Tras las obras de canalización de la rambla y la construción de un gran tanque de recogida de agua, la estética del área cambió. Hasta hace algo más de una década el terreno estaba poblado por naranjos y limoneros a un lado, y pinos al otro. Las obras de urbanización de los más de 800.000 metros cuadrados que abarca cambiaron de forma radical el paisaje con unas construcciones que dividieron a los vecinos que defendían que se quedara la zona virgen y los que querían que se produjese el impulso comercial que finalmente ha tenido. 

Una parcela de más de 30.000 metros cuadrados en la parte de La Alberca alberga ya establecimientos de Mercadona, Leroy Merlin, McDonald's y una gasolinera a la entrada del parque comercial. Además se espera otro restaurante y un colegio bilingüe. Todo ha producido un crecimiento económico inesperado.

Con la parte comercial y de servicios a pleno rendimiento y esperando nuevos inquilinos, los nuevos residentes darán una nueva visión al día a día en esa parte de la costera sur murciana, y entre las dos localidades habrá un aumento de vecinos de casi un 10% con respecto a los que había hasta hace un año, ya que la urbanización congregará a uno de cada diez residentes. Más de 36.000 personas viven actualmente en las dos localidades, El Palmar tenía en 2018 23.547 habitantes censados y La Alberca, 12.616, según datos del Centro Regional de Estadística (CREM).

Una parte del monte y los solares que había junto al campo de fútbol de La Alberca se han convertido ya, y con la obras sin terminar, en un lugar de encuentro de jóvenes y mayores que hacen deporte, pasean o disfrutan en los juegos infantiles y un gran área de descanso. El paisaje ya se ha poblado de viviendas con grandes módulos de hormigón que han sustituido al verde de los árboles que antaño lo poblaban.



Noticias relacionadas

next