Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La pandemia merma la demanda y reduce el precio de los locales comerciales

6/10/2020 - 

MURCIA. Un paseo por el centro de las ciudades revela una triste realidad: cada vez se ven más locales comerciales cerrados por efecto de la pandemia. Tiendas de ropa, complementos, agencias de viajes, tiendas de muebles y decoración, joyerías así como bares y restaurantes están desapareciendo de forma lenta pero continua desde hace seis meses. Las calles comerciales cada vez lo son menos y el nivel óptimo de establecimientos en vacío, que en buenas épocas oscilan alrededor del 2-3% según los expertos, hace tiempo que se ha superado. Crece la oferta, baja la demanda y los precios se reducen.

El problema, tal y como indica Fuensanta Abad, del grupo Abad Inmobiliaria, es que "han cerrado muchos negocios y otros están en la cuerda floja, por lo que hay bastante oferta y además en lugares premium. Lo que antes era muy rentable porque se alquilaba solo, ahora ya no lo es tanto", explica. De hecho, locales que estaban en ubicaciones comerciales privilegiadas, como la Gran Vía de Murcia o la Platería, que ni llegaban a salir al mercado porque había lista de espera para conseguirlos, ahora cuesta más alquilarlos. En el caso de los locales más pequeños o en zonas menos demandas, la situación es más preocupante aún. "La zona comercial del centro de las ciudades ya venía resentida con el tema de los centros comerciales, pero la pandemia y el confinamiento ha recrudecido esa situación".

El panorama que está dejando la pandemia son calles del centro de las ciudades y de muchos barrios con las persianas echadas y cada vez más.  Los propietarios están encontrando muchas dificultades para alquilar esos locales a pesar de la rebaja de los precios. Es el caso de Antonio García, que puso un local en alquiler hace 15 días. Lo que antes le quitaban de las manos en menos de 24 horas, en la actualidad aún no ha podido alquilarlo. Ha reducido el precio pero se queja de que hay gente que quiere rebajas abusivas, "casi regalado", tanto en alquiler como en venta.

"Entiendo que la situación es complicada, pero ni todo el mundo puede renegociar alquileres ni se pueden tirar los precios. Los locales tienen su valor más allá de la coyuntura actual", defiende.

Debido al exceso de oferta, los precios se han visto afectados tanto en locales comerciales como en oficinas y, dependiendo de la localización, las condiciones o las características, han sufrido un bajada media entre el 20 y el 30%, pero en algunos casos hasta el 50%.

"Lo que estamos viendo es que muchos negocios avisan de que las cosas no van bien y están intentando renegociar los precios con los propietarios", explica el especialista inmobiliario Pedro Franco. En general, son negocios de moda y complementos, aunque también tienen alguno de hostelería. 

Como ejemplo, pone un local grande y céntrico con un precio de 1.500 euros del que han recibido una petición de rebaja de 700 euros, es decir, casi el 50%. Una propuesta que los propietarios reciben con inquietud y que se está haciendo cada vez más recurrente. "Mi consejo profesional es que se estipule un periodo corto y se vaya renegociando dependiendo de como evolucione la pandemia", apunta Franco. "Es cierto que las perspectivas no son muy halagüeñas pero hay que ir sobre seguro". 

Señala que siempre hay gente que aprovecha la coyuntura para pedir una bajada del precio aunque le vaya bien. Por eso, recomienda que las negociaciones se hagan caso por caso, no de forma generalizada, y siempre que haya un motivo justificado y documentado. "Por ejemplo, un supermercado no tiene por qué renegociar", señala.

Según la Cámara de Comercio y la Federación Regional de Comercio (Coremur), los establecimientos cerrados en la Región podrían estar ya sobre el 25% debido la contracción de las ventas de entre un 20 y el 30% en el pequeño comercio. Además, temen el devenir de la pandemia de cara a la campaña de Navidad, la más fuerte del año e imprescindible para su supervivencia. "Muchos tienen una inversión importante en el local y quieren aguantar, pero necesitan pagar menos", apunta Franco.

Noticias relacionadas

next