Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

REHABILITACIÓN

La cárcel vieja de Murcia volverá a manos de los ciudadanos como espacio público en un año

21/02/2020 - 

MURCIA. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia ha aprobado la adjudicación de las obras de rehabilitación y puesta en uso de la I fase de la Cárcel Vieja, lo que permitirá que los trabajos, que se extenderán durante 10 meses, comiencen el próximo mes de marzo. Gracias a esta actuación, se devolverá a los murcianos parte de su patrimonio convertido en nuevo punto de encuentro luminoso, abierto y participativo, que albergará actividad permanente, sin barreras físicas, horarias ni generacionales.

El Ayuntamiento trabaja de forma paralela en la elaboración de un proyecto que se desarrollará en la calle Torre de la Marquesa y que supondrá la reordenación de la zona de aparcamientos y la ampliación de la acera colindante al edificio de la antigua prisión provincial, dotando al espacio de un gran espacio peatonal y ajardinado. Asimismo, el Comité de Expertos en Materia Cultural convocado para estudiar los distintos usos de este inmueble ha definido la Cárcel Vieja como "emblema cultural de carácter polivalente".

Según el acta de las conclusiones de las reuniones de este equipo de expertos "la coincidencia es unánime al considerar  que  la estructura  arquitectónica y espacial del edificio (planta en cruz, con grandes patios adyacentes), su singularidad y  su historia, demandan un espacio de fusión de influencias y culturas, de carácter abierto, no especializado en una disciplina concreta". Así, se establece que "el espacio público no debe quedar encorsetado con usos rígidos, sino que han de definirse con un carácter flexible, abiertos a cualquier influencia o tendencias futuras en materia cultural y de vanguardia". Además aconsejan "mantener las celdas en planta baja del módulo Este, con una superficie de 196,5 m2, con objeto de no perder la memoria de lo que fue el interior de edificio en su totalidad y proveer multitud de espacios de diferentes dimensiones y posibilidades, creando una riqueza espacial y de usos".

Los expertos estiman que los patios adyacentes pueden utilizarse como terrazas, para proyección o eventos culturales durante estivales. "Se trataría de crear un ‘mall' cultural y polivalente, fusión de ocio y cultura, sin especialización en una disciplina concreta", indican las conclusiones. Asimismo proponen mantener el auditorio previsto pues su ampliación resulta arquitectónicamente inviable. Asimismo, se indica la necesidad de habilitar espacios de entrada y espera lateral, con el fin de poder acceder de forma directa a la zona del auditorio. En este sentido, se manifiesta que el acceso posterior al auditorio por medio de un vestíbulo perimetral es esencial para su funcionamiento

El área central del panóptico debe ser diáfana, luminosa y flexible. Este espacio se plantea como polivalente pudiendo acoger diversas actividades a la vez que se configura como el punto neurálgico de los flujos del proyecto.

El proyecto de ejecución definitivo de ‘Rehabilitación y puesta en uso de la Fase I de la antigua prisión provincial de Murcia' elaborado por IH Arquitectos, ganadores cpo ‘Muros Etéreos' del concurso público de ideas, prevé una intervención que permitirá rehabilitar una superficie total de 1.321 metros cuadrados, distribuidos en 642 m2 de la planta baja y 679 m2 de la primera.

La Fase I del proyecto incluye la rehabilitación del edificio de cabecera o acceso principal, ubicado entre la Plaza Circular y Primo de Rivera, y su entorno, con zonas ajardinadas y nuevos accesos peatonales desde diferentes lados del edificio. La propuesta básica establecerá la homogeneidad entre las dos fases: la primera que afecta a la cabecera del edificio, y la segunda que engloba la parte trasera del mismo.

Para ello, la condición previa será la demolición de los muros y la incorporación de los patios carcelarios al trazado urbano, ‘haciendo posible que un edificio agresivo y hostil, se transforme en un edificio para el disfrute de todos y completamente permeable y abierto a la ciudad, por donde los vecinos puedan transitar, tanto perimetralmente como por el patio existente, sin barreras arquitectónicas'. De esta forma, el resultado del proyecto será un espacio abierto a la ciudad, permeable y respetuoso con la arquitectura existente, memoria histórica y entorno.

La propuesta trata fundamentalmente de abrir la antigua prisión al entramado urbano y conectarlo con él, buscando la recuperación del inmueble y los espacios adyacentes, con una conexión visual y de entrada real a los patios existentes y la creación de elementos permeables que sustituyen a los muros perimetrales exterior e interior, que serán demolidos prácticamente en su totalidad -salvo el colindante con Correos-, manteniendo las torres de vigilancia y parte del muro, mientras, los patios al oeste y sur, originalmente cerrados, se convertirán en plazas vinculadas y niveladas a la ciudad. El objetivo es abrir el espacio de la cárcel por completo, vincularlo a la ciudad generando espacios amplios y amables. Una integración coherente con la historia del sitio, rehabilitando elementos de memoria histórica, pero también reinterpretando espacios para los nuevos usos propuestos.

El proyecto definitivo mantiene las fachadas actuales y contempla también el mantenimiento y restauración de las antiguas torres de vigilancia de los pasillos perimetrales. Con respecto a las cubiertas del edificio, se buscará la luz cenital mediante dos lucernarios triangulares a la fachada de la Avenida Primo de Rivera,y la reconstrucción del panóptico. La remodelación prevé generar espacios públicos organizados por núcleos exentos ubicados en las dos naves del inmueble, con un acceso con recepción en planta baja.

Noticias relacionadas

next