cinco meses de ejecución

La Armada invertirá 500.000 euros en la reparación del edificio de Servicios Generales por su deterioro

30/08/2021 - 

CARTGENA. La Armada ha decidido invertir cerca de medio millón de euros en la reparación del edificio de Servicios Generales que está ubicado en la Muralla del Mar, después de haberse encontrado claros síntomas de su deterioro. De esta manera, se deberán llevar a cabo actuaciones en la fachada y patio dórico, para restaurar sus elementos deteriorados por el paso del tiempo, de acuerdo con los principios de reparación de elementos BIC (Bien de Interés Cultural).

La arquitectura militar del Edificio de Servicios Generales es del siglo XVIII y destaca por el uso del tabaire, roca arenisca que sufre de gran erosión por el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas. El edificio se encuentra dentro del entorno BIC del casco antiguo de Cartagena, teniendo como elementos singulares su fachada principal y su patio interior, objeto del presente proyecto. La edificación cuenta con una superficie construida aproximada de 9.800,00 metros cuadrados. Fue proyectado en 1785 para escuela y cuartel de guardiamarinas, aunque, tal y como indicábamos anteriormente actualmente acoge los Servicios Generales de la Armada. No ha habido demasiadas modificaciones en la obra desde su construcción, excepto en la última planta. El edificio es de planta rectangular con patio dórico interior atribuido a Juan de Villanueva.

Este mismo año sobre la edificación se llevó a cabo el informe de evaluación del edificio, por el técnico Juan Antonio Ropero Villena (arquitecto). En el mismo se recogían las deficiencias detectadas tras la inspección del edificio. Durante la redacción se tuvieron que realizar actuaciones de urgencia en los elementos de fachada para evitar la caída de elementos a la vía pública. Ahora, con esta nueva actuación, se pretende recuperar las condiciones de seguridad para las personas usuarias de la vía pública, así como la recuperación de los elementos protegidos del edificio.

Los aspectos deteriorados que se han observado en la fachada exterior del edificio son, entre otros, un daño de la piedra del zócalo erosión y suciedad de la misma, pérdida de material de la balaustrada, elementos decorativos de piedra (la acción mecánica del agua que con el tiempo ha terminado por fracturar la piedra), exfoliación del material pétreo, falta de mantenimiento, pérdida de adherencia del mortero, humedades, crecimiento de vegetación sobre cornisa

Por su parte, en el patio dórico se han podido evaluar algunas deficiencias como que el suelo presenta problemas de filtración. Se han llevado a cabo varias reparaciones sobre el mismo. Por otro lado, las actuaciones más antiguas empiezan a perder su eficacia, siendo necesaria la actuación mediante parcheos puntuales. También se aprecia pérdida de adherencia de la lámina impermeabilizante de la fachada interior del edificio, goterones, problemas de estanqueidad, balaustrada deteriorada y falta de eficacia del sumidero, revisión del anillado dispuesto a modo de refuerzo sobre las columnas centrales de la fachada oeste, deterioro del friso en el pórtico de la esquina noroeste y sureste. Pérdida de alguno de los elementos de decoración. Afección del techo de la galería tras la línea del friso.

Las actuaciones se contemplarán en un periodo de cinco meses y cuentan con un presupuesto de 346.198,10 euros, aunque la licitación, en estos momentos, está aun a falta de ser adjudicada.

De guardiamarinas a Servicios Generales

La idea de construir esta escuela nació en el siglo XVIII, en el contexto de reforma y auge de la Armada Española. En 1776, una real orden mandaba hacer los preparativos para la construcción de sendas academias de guardiamarinas en Cartagena y Ferrol que empezaron a tomar forma con la presentación del proyecto de la escuela cartagenera en 1785 de la mano del arquitecto Juan de Villanueva, llevándose a cabo su construcción entre 1789 y 1810 bajo el estilo neoclásico. Sin embargo, en las obras también prestaron servicio otros arquitectos o ingenieros como Simón Ferrer y Burgos, Simón Torres y José Polo Pavía. El 8 de septiembre de 1810 fue ocupado el inmueble por los guardiamarinas, que hasta entonces habían tenido su academia-cuartel en la Plaza de San Agustín, en las cercanías del Arsenal.2

A pesar de que para entonces había transcurrido poco tiempo desde su edificación, en 1824 fue clausurada la Escuela de Guardiamarinas de Cartagena, junto a la de Ferrol, con objeto de unificar la formación de cadetes en la isla de León (San Fernando, Cádiz), en lo que acabaría siendo la Escuela Naval Militar, que permanecería en Cádiz hasta ser trasladada a Marín (Pontevedra) durante la dictadura de Franco.

Noticias relacionadas

next