Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

este viernes, en Murcia on

Funambulista: "Siempre intento que Murcia sea el comienzo de los momentos especiales"

10/07/2020 - 

MURCIA. El artista murciano Diego Cantero, vocalista del grupo Funambulista, toca este viernes en la Plaza de Toros de Murcia, dentro del programa de conciertos Murcia ON. Música en acústico con el estricto cumplimiento de todas las normas de seguridad que la situación exige. El artista de Molina de Segura, que comenzó en los locales más emblemáticos de la capital murciana -como Ítaca o La puerta falsa-, ha conseguido, tras varios años de trabajo, consolidarse como uno de los grupos más escuchados en las radios de nuestro país. No obstante, Funambulista nunca se olvida de sus raíces y cuenta a Murcia Plaza que siempre intenta que los momentos especiales comiencen aquí. De momento, además del concierto en Murcia ON, donde interpretarán los temas de El Observatorio, también habrá oportunidad de escuchar al grupo el 8 de agosto en Mazarrón.

- Tras una época tan dura como la que hemos vivido y que os truncó la mitad de la gira de El Observatorio, ¿cuáles son las sensaciones de volver a tocar y, además, en Murcia?
- Es un privilegio volver a tocar después de este tiempo de confinamiento. Veníamos de tocar en el WiZink Center y estábamos a mitad de gira, y claro… todo paró de repente. Poder volver ahora es increíble pero no se me olvida que hay gran parte de mi equipo que se queda en casa. En ese sentido, es un sabor agridulce. Además, es un formato acústico en el que me siento bastante cómodo. Es cuestión de probar cómo transmitir la energía en un sitio tan grande con la gente tan separada. Una experiencia bastante emocionante, la verdad.

Por otra parte, todavía no he visto a mi familia desde que comenzó el confinamiento, así que me emociona muchísimo regresar a mi tierra. Va a haber momentos muy dulces y es un placer volver con mi público, el que me vio en mis comienzos cuando tocaba en salas como Ítaca. Yo siempre intento que los momentos especiales empiecen en mi tierra, porque me dotan de una dosis especial de energía.

- Mencionabas tus comienzos, ¿te imaginabas entonces llegar al lugar en el que estás ahora?
- Siempre tuve metas no especialmente ambiciosas. Dedicarme a la música era el objetivo y tengo la suerte de mantenerme. Todo lo demás son premios y reconocimientos que te da el oficio por estar ahí. Nunca es un objetivo o algo que sueñas cuando empiezas en la música. Me lo tomo como un reconocimiento, un agradecimiento por llevar 20 años en esta profesión. Sí que me gusta pensar que cuando se hace un trabajo a fuego lento llegan estos reconocimientos que me son tan gratificantes.

- ¿Y no sientes añoranza de aquellos años, de aquel Diego más inocente?
- Siento añoranza, como cualquiera, de los años de adolescencia, esos años más inocentes. En realidad, principalmente lo que echo de menos es vivir en Murcia y compartir todos los días con mis compañeros que también hacían música en la Región. Para mí, aquellos comienzos eran muchos más duros que ahora. Sin embargo, recuerdo las primeras giras con mucho cariño. Antes era ir de un lugar a otro, dormir en casa de un amigo… Ahora, todo eso es mucho más cómodo. Esa improvisación de buscarse la vida es algo que ya he perdido.

- Lo que más echas de menos es Murcia, y ¿qué hay de Murcia en tu música?
- Hay mucho recuerdo de Murcia en mis canciones. Hay temas impregnados de detalles, tanto de la Región como de Molina de Segura. En Éramos reyes guiño al autobús numero 22 (el enlace entre Murcia y Molina de Segura), el olor a golosinas a la entrada por la autovía a Molina… Me gusta añadir pequeñas píldoras que entiendan los murcianos y que tinten mis canciones de un aire de la tierra.

- Precisamente en La vida de antes desprendes mucho sentimiento hacia Murcia, pero también una nostalgia a unos años que, realmente por edad, no has vivido.
- Muchas veces no tienes que vivir las cosas para contarlas, yo recuerdo que me sentaba con mi abuela en el brasero a ver las fotos en blanco y negro, algo que evoca mucho al pasado. Al final cualquiera se puede sentir identificado. Todos tenemos un lugar al que volver, un pueblo, unos veranos del tiempo en que éramos niños… Va hacia esa añoranza de tiempos pasados. Cada canción nace de una manera determinada y luego cada uno le da un sentido. Quería homenajear a nuestros ancianos, a nuestros pueblos y a toda esa España vacía.

- A nivel personal, ¿qué canción de El Observatorio escogerías?
- Es difícil responder porque compones muchas canciones. La vida de antes es muy importante, Aquí estaré yo -dedicada a mi hija- también me parece una canción muy significativa. No obstante, todas son importantes para mí porque voy a defender esas canciones el resto de mi vida. En este disco pensé en canciones para desprejuiciarme. Escribí de lo que me apetecía y tienen en común que están escritas en un momento en concreto. Lo quería reivindicar es la libertad compositiva. El público, al final, asume muy bien los cambios estilísticos, y a mí encanta hacer y tocar varios palos.

- Has dicho alguna vez que te gustaría “dejar un par de canciones para siempre”. ¿Qué canción, tanto de este disco como de anteriores, podría ser la candidata?
- Ojalá alguna canción sea de esas que se quedan y te recuerdan. Ya verás tiene todos los guisos para serlo. Pero eso al final lo decide el público, aunque yo intente provocarlo. Con dejar un par de canciones que trasciendan y que generaciones venideras puedan escucharlas ya me doy por satisfecho.

- Pero no solo no solo escribes para ti, has escrito para artistas de la talla de Raphael, Malú o Pastora Soler. ¿Cómo es componer para otros?
- Es un honor que haya músicos que quieran que yo les escriba canciones. Primero estudio su mundo, su nivel técnico, vocal, a quién se dirigen, su lenguaje… Después, pongo mi impronta y mi sello. Me gusta, es como ser actor y poder ponerme en el papel de otro; sobre todo, cuando es una mujer. Es un ejercicio bellísimo ponerme en su piel e intentar verlo desde su perspectiva.

- Y en cuanto al género, te iniciaste en el rock aunque ahora estés lejos de ese estilo. 
- Gané un concurso de rock en Molina de Segura. En mis inicios tenía grupos con mis amigos y cantábamos lo que se escuchaba en los bares a los que íbamos. Si se escuchaba rock o heavy, pues aquello era lo que nosotros tocábamos. A mí realmente lo que me ha gustado siempre ha sido la canción de autor, yo empecé escuchando a Pedro guerra, Javier Álvarez, Ismael Serrano. Aprendí de ellos que las canciones pueden tener contenido y pueden transmitir muchas cosas. Al final, el nexo es mi manera de contar las cosas pero la versatilidad está ahí y me gusta mezclar distintos estilos.

- Para terminar, cuéntanos qué nuevos proyectos tienes en mente y, especialmente, si tienes previsto volver a la Región después de este concierto.
- En Mazarrón tocamos el día 8 de agosto y caerán más cosas por poblaciones de la Región. Antes de que acabe el año tenemos casi de 30 fechas previstas. Siempre toca volver a Murcia y yo siempre algo para volver. Cuando vuelva a escribir haremos una presentación en Murcia capital seguro. Durante el confinamiento he tenido una temporada en la que he escrito varias canciones y ya tengo algo parecido a un nuevo disco, un grupo de canciones que me enamoran y que dentro de poco nos meteremos en el estudio para vestirlas.


next