Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El sector de la hostelería, indignado, prepara movilizaciones: "No se nos puede seguir criminalizando"

7/09/2020 - 

MURCIA. Esperaban un nuevo comienzo con el fin del estado de alarma pero los últimos meses han supuesto un duro tránsito para los empresarios de la hostelería y la restauración de la Región de Murcia debido a las numerosas restricciones que afectan al sector. Por eso, desde Hostemur preparan movilizaciones para protestar por una situación que consideran injustificada y que está asfixiando al sector. Así, este miércoles acudirán ala manifestación que hay convocada en Madrid a nivel nacional y están esperando la confirmación de la Delegación del Gobierno para la regional este viernes 11 de septiembre

"Queremos respecto y que no se nos deje de criminalizar de esta forma tan brutal", señala Jesús Jiménez, presidente de la patronal. De momento, hay más de 130 locales de toda la Región que se sumarán a esa protesta que se desarrollará en coche "para garantizar la distancia de seguridad" y se espera que se unan muchos más.

Jiménez denuncia que la situación del sector "es agónica, al borde del abismo. Las medidas cada vez son más restrictivas y eso no ha impedido el crecimiento exponencial de los contagios". En concreto, lamenta que el Gobierno regional haya impuesto al sector "las medidas más restrictivas de todas las Comunidades Autónomas. ¿Y de qué ha servido? Tenemos los contagios disparados y se ha arruinado a un ámbito con 35.000 trabajadores. El problema no somos nosotros".

En la actualidad, los locales de restauración en numerosos municipios de la Región solo pueden disponer del 40% de su aforo, en mesas de máximo seis personas y sin servicios en barra. "No podemos ser la comunidad más restrictiva. En Madrid, que está en una situación complicadísima, el aforo es al 60% y 10 personas por mesa. Aquí 40% y seis por mesa". 

Estas restricciones, asegura, están asfixiando a las empresas que ya venían dañadas del confinamiento. "Si estuviera controlada la situación, tendríamos que agachar la cabeza, pero no es así. Las medidas están enfocadas a nuestro sector como campaña mediática y para parecer que se hace algo", subraya. "El propio consejero de Salud ha reconocido que el problema esta en las reuniones familiares y en botelleos ilegales.

Por ese motivo, desde Hostemur han solicitado el informe que justifica el cierre de las barras por ser un foco de contagios, tal y como defendieron desde Salud. "Queremos conocer el informe en el que se ha basado esa decisión, porque no creemos que esté justificada".

Para los empresarios se están tomando "decisiones improvisadas y que no sirven para nada". De hecho, sostienen que el ocio nocturno reglado podría controlar los contagios que ahora se producen en fiestas ilegales "porque la gente no tiene otra alternativa", y desde la patronal se han propuesto otras medidas, como el control nominativo de los clientes. "Es algo factible. Eso no implica que haya personas que incumplan la normativa. A esos en concreto, que se los persiga, pero no a todo el sector".

En cuanto a las celebraciones, Jiménez señala el caso de una boda con 200 invitados en la que solo se contagiaron cuatro personas como ejemplo de un protocolo bien ejecutado. "Qué buena gestión hizo ese establecimiento. Y sin embargo, ahora las celebraciones están muy limitadas. Es indignante. Se nos ha cogido como cabeza de turco".

Asimismo, apunta a que "los dos gobiernos, el nacional y el regional, han improvisado. Hay gente tomando decisiones que está muy alejada de la realidad. Solo falta que nos cierren a cal y canto".

Noticias relacionadas

next