Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El Paseo Marítimo de Los Urrutias volverá al cajón de Costas otro año más, y ya van dieciocho

15/11/2020 - 

CARTAGENA. En junio del año 2002 la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente redactó un proyecto para el acondicionamiento del Paseo Marítimo Miguel Hernández en Los Urrutias. El mismo quedó paralizado hasta que no se demolieran todas las viviendas existentes en servidumbre de tránsito. Aquellas fueron derribadas, todas y cada una: unos años, unas y otros años, otras, pero el paseo sigue sin construirse. 

Dieciocho años más tarde, aquel proyecto -anulado a principios de siglo-, y este último, redactado en 2018, están en el mismo sitio: en el cajón de algún despacho de la Dirección General de Costas. A los vecinos se les prometió que este año sí, pero, como en el resto de las ocasiones, este 2020, tampoco. El secretario de estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, les trasladó el pasado mes de junio que las obras saldrían a licitación después del verano, pero, como se temían, ni está la licitación ni, por tanto, la esperanza de que las obras puedan comenzar. 

"El secretario de estado se comprometió conmigo el pasado 9 de junio para sacarlo a licitación. Ahora le hemos preguntado y hemos visto que las actuaciones que tienen previstas son la colocación de dos espigones solamente, que Costas retiró en su día y ahora no sé con qué intención quieren volver a poner. Les hemos preguntado por el Paseo Marítimo, pero no tienen intención de llevarlo a cabo", explica la presidenta de la Asociación de Vecinos de Los Urrutias, Elena Lledó.

En el año 2017 fue el Ayuntamiento de Cartagena, por las reiteradas peticiones de los habitantes de la zona, el que actuó en este tramo de 600 metros -entre la calle Ponce León y Pedro Valdivia- colocando papeleras, farolas y tierra prensada, que le da un aspecto algo menos retorcido, pero nada más.

"Llevamos desde el año 1956 esperando; más de 60 años, a que nos construyan un paseo marítimo", dice Jesús Peñalver, un vecino afectado en la zona, quien apostilla: "Los Urrutias es la única playa del Mar Menor que no tiene el paseo terminado, desde Mar de Cristal hasta San Pedro del Pinatar".

El derribo de una de las casas junto al mar derribadas para acondicionar el Paseo Marítimo hace unos años.

"Se quedan sin dinero y no ejecutan los proyectos, porque se les 'pega el arroz'. Se prometen y se incumple sistemáticamente. Da lo mismo que haya sido el PSOE quien estaba en el Gobierno o el PP. El dinero, o se pierde y se devuelve a Bruselas o se difumina. En las elecciones se comprometen y después se les olvida", añade Peñalver.

El proyecto elaborado hace dos años (que supuso un gasto de cerca de 19.880,56 euros), indicaba que este paseo discurre por una servidumbre de tránsito en mal estado de conservación. Además, añade que no cuenta con pavimentación en todo el trazado, ni alumbrado público y tampoco red de pluviales en primera línea de playa. Destaca el informe, por otro lado, que el murete de apoyo del paseo está en un estado "francamente deficiente", así como "deficientes" son los accesos a la playa. Por otro lado, hay una problemática con la red de saneamiento, ya que algunas casas no se encuentran conectadas al alcantarillado municipal y cuentan con fosas sépticas que se ubican en el paseo marítimo.

Para solucionar todo este cúmulo de problemas, el proyecto proponía la pavimentación del paseo, una red de alumbrado público, una red de riego, jardinería y mobiliario urbano, reposiciones de servicios, muro de contención del paseo, red de saneamientos y pluviales y movimiento de tierras, desmontajes y demoliciones. La inversión prevista en el Paseo Miguel Hernández era de 1.382.191 euros y el plazo de ejecución, nueve meses.

Un espacio como éste "es el que vertebra una zona de costa como Los Urrutias", señalan los habitantes. Por lo que la falta de un paseo marítimo, añaden los vecinos, supone un auténtico hándicap tanto a sus habitantes en su día a día, como a los veraneantes y al desarrollo económico de la zona.

Desde la Asociación de Vecinos tratan de movilizar a la población para que reaccione y proteste. Por ello, han propuesto, cuando terminen las restricciones de movilidad qir a protestar cada jueves por la mañana a Delegación de Costas "solo necesitamos una cacerola y un cucharón, destino Delegación Costas en Murcia; ahí nos vais a tener hasta que no cumpláis vuestra promesa".

next