Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El Hotel Lagomar, un viejo 'dinosaurio' de La Manga que ve más cerca su derribo

3/11/2020 - 

CARTAGENA. A punto de finalizar los sondeos para evaluar la estructura y el estado del edificio conocido como Hotel Lagomar en La Manga, su derribo está más cerca que nunca. Esta construcción, que permanece impertérrita desde los años 70 y convierte el paisaje de La Manga en un lamentable escenario propio de la desolación, la dejadez o la fantasía de un futuro apocalíptico, puede tener los días contados, una vez que la empresa Centro de Estudios Investigaciones y Control de obras, S.L. finalice el estudio para evaluar la estructura y su estado. Se examinarán forjados, se extraerán testigos de hasta 100 milímetros de diámetro y se determinará la profundidad de carbonatación en hormigón endurecido, entre otros aspectos.

Con las conclusiones, el Ayuntamiento de San Javier tendrá todo el argumentario posible para proceder a la demolición del edificio, que hace once años ya fuera declarado en ruinas, después del alarmante deterioro de su estructura a causa de la adversa climatología tras casi cincuenta años al aire libre. Consta de planta de sótano, planta baja y diez plantas de piso. Su capacidad es de 510 habitaciones, de las cuales 51 son sencillas y 459 dobles, que hacen un total de 969 plazas. Superficies: La superficie total del Polígono es de 20.600 metros cuadrados. La superficie construida, sumada la de todas sus plantas, es la de 22.999,46 metros cuadrados.

En 2017 el Ayuntamiento de San Javier sacaba la propiedad a subasta, con una valoración de 5.994.003,00 euros, pero no se llevó a cabo debido a a la tercería de dominio que se estaba resolviendo.

Una vez decida su demolición se subastarán los 20.600 metros cuadrados para uso hotelero. El coste estimado que Intramanga turística, propietaria del edificio, debe a las arcas municipales se estima en cerca de medio millón de euros, a lo que habrá que añadir lo que cueste tumbar el edificio, por lo que la deuda podría escalar hasta el millón de euros.


Hace seis años que se abrió un expediente de ruina y en 2017 se puso en marcha una orden de demolición que no ha llegado a cumplirse hasta ahora, que está en la recta de llegada tras años de espera.

Hay que recordar, por otro lado, que los servicios de playas, parques, jardines y limpieza viaria del Ayuntamiento de San Javier emplearon una parcela junto al hotel para usarlo como almacén, algo que denunció en su día el PSOE de San Javier.

"Nos reiteramos cuando destapamos todo este tema", dice Laura Gil, secretaria general del PSOE de San Javier. "Forzamos al equipo de gobierno en la legislatura pasada a desalojar de allí a los trabajadores, buscarles un sitio definitivo. Pero han sido decenas de años el tiempo que se han utilizado los bajos de Lagomar para albergar a funcionarios públicos, trabajadores, maquinaria, casetas. Ha sido un despropósito. Nos alegramos de que haya un proceso acelerado de análisis para su posterior derribo, pero hay que estar siempre apretando desde la oposición y desde las puesta en evidencia de las vergüenzas para que el equipo de gobierno del PP se mueva y haga las cosas como es debido".

La Asociación Vecinal de Cultura, Deportes y Ocio de La Manga considera que un edificio declarado en ruina absoluta sea derribado lo antes posible es una buena noticia para "evitar cualquier accidente a los vecinos. Por cuestión estética y turística es una lacra de hace muchos años a la imagen de La Manga y será un aliciente para la zona y el hotel Doblemar, que está junto a él y nos ayudaría posicionarnos como un aliciente turístico muy importante".

Graves defectos en la construcción, litigio entre Tomás Maestre y Dragados y un hermano 'gemelo' el Roc Doblemar

Tal y como recordaba años atrás el diario digital diariodelamanga.com fue Tomás Maestre quien puso en marcha, en octubre de 1974, "toda su maquinaria publicitaria para captar inversores interesados en contribuir a la puesta en marcha de nuevos hoteles a través de Rentasegura".

Así, informaba de la construcción de "dos hoteles gemelos en La Manga: el hotel Lagoymar y el Doblemar, ambos de cuatro estrellas, aportando un total de mil novecientas treinta y ocho camas más".

Pero unos informes solicitados por el propio Maestre demuestran los defectos de construcción de los hoteles gemelos y "Tomás Maestre pone en venta ambas construcciones el 30 de octubre de 1975", dice el diario.

Empezó, de esta manera, un largo proceso judicial con Dragados y Construcciones, una de las constructoras del hotel, que duró años y años, hasta el día de hoy. Dice el diariodelamanga.com que su gemelo "Doblemar supo salir airoso del conflicto transformándose, como ya vimos en otros artículos publicados, en la sede del Casino tras conseguir Tomás Maestre la licencia una vez se legalizó el juego en España convirtiéndolo en un hotel-casino".

next