Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 10 de julio y se habla de covid-19 medicina Barco turístico david bisbal

De Cartagena al cielo: Biwenger conquista el mundo del 'fantasy fútbol' 

29/06/2020 - 

CARTAGENA. El parón de la Liga no supuso sólo un vacío emocional para millones de seguidores en España, desprovistos de una de sus actividades de ocio preferidas, también supuso un ‘verano anticipado’ para los usuarios de Biwenger, la aplicación de fútbol fantasy más usada de España. Una aplicación, surgida en 2015, que para sorpresa de muchos no nació en Madrid o Barcelona, epicentros comunes de este tipo de aplicaciones. La app nació en la mente de Javier Marín, cartagenero, que vio un nicho de mercado vacío en nuestro país. “Es que en la Región hay mucho potencial”, cuenta a Murcia Plaza.

Nacida en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Cartagena (CEEIC), Marín observó que el pionero en nuestro país, Comunio, no terminaba de encajar en lo que demandaba el usuario español. "En España, el referente era Comunio, que tenía el monopolio. Aunque tenía muchos fallos. En mi opinión, cuidaba poco el producto. Me dije: "No puede ser que funcione tan mal". Así es como nace Biwenger. En pocos días, la app se hizo viral y despegó con mucho éxito". El funcionamiento de la aplicación es relativamente sencillo. Los usuarios se registran en una liga, creada por uno mismo mediante un grupo cerrado, o se unen a un campeonato ya creado por distintos mánagers. La ‘máquina’ te asigna una plantilla, que puedes ir modificando vendiendo y comprando jugadores que salen en el mercado. El administrador de la Liga establecerá los premios por puntos logrados para poder seguir ingresando dinero.

No es sencillo ‘nacer’ empresarialmente en Cartagena, casi siempre con más fuerza los proyectos nacidos en Madrid o Barcelona, con las grandes empresas y patrocinios más a mano que en otros lugares como Cartagena. "No es sencillo. Sin embargo, el carácter digital de la empresa nos permite ‘estar’ en varios sitios a la vez. Aunque es cierto que las empresas anunciantes están en Madrid, y cada dos tres semanas me tocaba ir a Madrid. Ahora, con el confinamiento, creo que eso va a cambiar y se va a tirar más de los medios que tenemos. Se va a producir esa descentralización que tanto se pide muchas veces", cuenta Marín.

Como para todos, el confinamiento ha ‘trastocado’ la normalidad para esta empresa cartagenera, con todas las Ligas paradas. “Ha sido un verano anticipado.  Un año muy raro. Nos hemos salvado de alguna forma creando la ‘Liga nostálgica’, en la que los usuarios se creaban equipos y competían con partidos antiguos. Eso nos ha permitido que la aplicación no parara”, afirma Marín. El retorno de la Liga, con partidos todos los días hasta el 19 de julio, ha cambiado el paso habitual por estas fechas para el equipo Biwenger de estas fechas.

La rentabilidad de la empresa está asegurada a partir de un modelo de negocio sustentado en tres vías principales. Por un lado, una versión premium, en la que el usuario goza de una serie de ventajas; otra, a partir de la publicidad, en la que el usuario obtiene ciertas ventajas del usuario premium a cambio de ver anuncios; y una tercera sustentada en su acuerdo de colaboración con el diario AS, que se encarga de publicitar la App.

El éxito de Marín con Biwenger no es casualidad. Ya en la ESO, creó su primera aplicación de chuletas, en aquellos tiempos, principios de los años 2000, muy en auge ese tipo de plataformas. "Me considero emprendedor y sobre todo programador. Porque, aunque parezca raro, ni he sido de hacerme chuletas ni soy aficionado al fútbol. Siempre cuento que tuve que ir al programa de Ana Rosa, entre el Conde Lequio y demás colaboradores, para contar como iba esta aplicación. Ese bagaje me sirvió mucho. Además de un centro como CEEIC", afirma Marín.

Un emprendedor que, aunque cree que en Europa se está avanzando mucho en el emprendimiento, aún nos queda camino por recorrer. "A nivel de ayudas, de inversión estamos lejos de países con más músculo emprendedor. Por poner un ejemplo, me parece impensable que una empresa ya no española, incluso europea, sea capaz de lanzar un cohete al espacio. Aún nos falta ese riesgo para emprender", afirma. "La certificación electrónica ha ayudado a la agilización de los trámites, pero sigue existiendo un exceso de burocracia para el autónomo". De momento, Biwenger, toca el éxito. De Cartagena al cielo.

Noticias relacionadas

next