Hoy es 18 de julio

el expresident insiste en su fidelidad a la formación 'popular' pese a las especulaciones 

Camps se desmarca de Vox y apunta a que el partido de Abascal será absorbido por el PP

4/06/2024 - 

VALENCIA. La pasada semana se produjo una noticia que consiguió colarse en la agenda política nacional e incluso permanecer pese al momento de campaña electoral de los comicios europeos en el que las formaciones políticas se encuentran sumergidas: la absolución del expresidente de la Generalitat Francisco Camps de la causa de los contratos menores de la trama Gürtel daba el carpetazo final a 15 años en los que el otrora líder del PPCV ha estado inmerso en diversos procedimientos de los que, en su caso, siempre ha quedado exonerado, aunque sí se hayan producido condenas para otros acusados.

Esta última absolución conllevó una inmediata comparecencia de Camps para proclamar su intención de regresar a la primera línea política. Aunque su partido ha celebrado el archivo de sus causas, este anuncio se recibió en la formación popular con algo más de tibieza. Dirigentes como el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, y la alcaldesa de València, María José Catalá, mostraron su satisfacción por la absolución pero al mismo tiempo pospusieron su reintegro al partido cuando la sentencia sea "firme". En la formación son conscientes, al menos así lo afirman, de que habrá que buscar alguna fórmula para reparar la figura de Camps pero, a la vez, lanzan la pelota a Génova como responsable de la restitución del expresidente en lo que a cargos se refiere.

En este contexto, Camps se presentaba este lunes a una entrevista en Les Notícies del Matí de À Punt. Una cita en la que, además de protagonizar momentos de tensión con periodistas invitados como el director de la Cadena Ser en la Comunitat Valenciana, Bernardo Guzmán, Camps utilizó para asegurar que si él hubiera sido presidente, nunca se hubiera cerrado Canal 9.

Pero el exlíder del PPCV también dejó otras reflexiones interesantes relacionadas con la actualidad política y sobre el futuro del escenario valenciano. Mucho se ha escrito en los últimos años sobre la posibilidad de que Camps, si no es reintegrado en la formación popular, pudiera recalar en Vox. Él siempre ha dicho que él es del PP y que seguirá siendo del PP. Sin embargo, hubo un momento, sobre todo antes de la confección de las listas de las elecciones municipales de 2023 –a las que trató de postularse como candidato a la alcaldía de València–, en las que el rumor de una posible incorporación a Vox si su partido no lo quería comenzó a coger fuerza. 

Tal como publicó Valencia Plaza en su momento, una comida en una finca de Requena desató todo tipo de conjeturas, como que en ella se encontraban Camps y Santiago Abascal. Sin embargo, este periódico sólo pudo confirmar que el segundo protagonista no estaba, aunque sí acudió el diputado nacional y vicepresidente en el Congreso Ignacio Gil Lázaro. Fuentes conocedoras del encuentro aseguraron que se trató de una cita totalmente ajena a la política porque Camps y Gil Lázaro mantienen una relación de amistad de hace muchos años y quedan asiduamente, aunque lo cierto es que ya generó inquietud en filas populares.

En aquel momento, dentro del PP había quien pensaba que si acababa indemne de todas sus causas judiciales, Vox intentaría repescarlo. Pero Camps, según dijo ayer lunes en À Punt, ha rechazado ya ofertas de otras formaciones. Una manera de zanjar, al menos aparentemente, la especulación de que, si no le quieren en su partido, se pudiera ir a otro. Así, aseguró que tanto Vox como otras "opciones regionalistas" le han contactado para captarle en los últimos años. "A todo el mundo, con toda la dignidad para su propuesta, siempre decía que yo soy del PP", recalcó, para subrayar que esta es para él una respuesta "automática" porque no puede "pensar" estar en otro partido.

El expresidente no sé quedó ahí, al ser inquirido por las posibilidad de mejorar por parte del PP o de posibles errores que esté cometiendo la formación liderada por Alberto Núñez Feijóo: "Cuando el centroderecha actúa conjuntamente bajo las mismas siglas gana las elecciones siempre en Valencia y en España. Cuando concurre dividido puede perder las elecciones. En este caso hemos tenido la oportunidad de ganar aquí pero no tenemos el Gobierno de España", explicó, para alabar al actual presidente de la Generalitat: "Mazón está haciendo las cosas excepcionalmente bien. Creo que va a ser un presidente muy interesante para el presidente y futuro de los valencianos".

Una reflexión que prosiguió con un pronóstico que resulta especialmente interesante por lo que se refiere al propio futuro de Camps. "Mi idea de lo que puede ocurrir es la convergencia de nuevo hacia el PP de todos los votos del centroderecha. Ya ha ocurrido con Ciudadanos, que ya no existe,  y era un partido importante a nivel nacional y autonómico. Y creo que ocurrirá lo mismo con Vox (...) La aritmética dice que hay 11 millones de españoles y 1,2 millones de valencianos que votan al centro derecha y esos votos en un mismo partido, en el PP en este caso, que es el partido más importante en ese espectro, es lo que correspondería y lo que debe ser. Y el propio votante es el que se da cuenta. Los que votaban a Ciudadanos votan ahora al PP y los votantes que está votando a Vox, que muchos votaban al PP, volverán a votar al PP", zanjó.

Un análisis en el que Camps muestra su firme creencia de que, tarde o temprano, el PP volverá a aglutinar buena parte de los votos que ahora recoge Vox, lo que al mismo tiempo refuerza su desmarque de la formación que lidera Santiago Abascal y la reafirmación de que el expresidente de la Generalitat va a agotar todas las opciones posibles para regresar a la primera línea en el PP.

Noticias relacionadas

next