Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Bares cerrados, fiesta en la plaza: el botellón vuelve en Cartagena y las alarmas saltan entre los vecinos

22/09/2020 - 

CARTAGENA. La decisión del Ayuntamiento de Cartagena de cerrar al tráfico rodado durante los fines de semana el centro de la ciudad ha ayudado a alimentar el caldo de cultivo para que el botellón se extienda por el centro de la ciudad. A eso hay que añadir que el cierre de los bares a la una de la madrugada deja compuestos y sin fiestas a cientos de jóvenes que salen cada fin de semana, por lo que las opciones ahora pasan por concentrarse en calles y plazas del casco histórico, la explanada de la UPCT o la plaza junto al museo del submarino Isaac Peral.

Se ha convertido en un hábito ver a los chicos y chicas con bolsas con refrescos y alcohol concentrados en rincones, esquinas de calles como Jara, Aire u Honda, tratando de continuar la fiesta que organizan tratando de evitar los controles policiales.

Los vecinos han advertido y denunciado esta situación, ya que el horario de los locales mucho más restringido ahora no ha supuesto tranquilidad entre los habitantes de estas zonas afectadas por el trasiego y la fiesta nocturna de los fines de semana. Los gritos, peleas, las fiestas, el alcohol y la suciedad no han remitido, más bien se empiezan a incrementar ante los planes cada vez menos espontáneos de aquellos que siguen sus fiestas en calles y plazas.

Desde la Asociación Sin Ruido en Cartagena vienen denunciando desde el pasado mes de mayo el botelleo en las calles del casco histórico, "que se ha agudizado con la ocupación sobredimensionada de la vía pública por las terrazas", advierten a Murcia Plaza.

Un 'efecto llamada', denuncian, al cortar el tráfico rodado los fines de semana

El Ayuntamiento de Cartagena "promueve a la ciudadanía a usar un espacio que es residencial como de uso de ocio y recreativo, saltándose las leyes y ejerciendo un efecto llamada, ya que promueve la concentración de locales de venta alcohólica, y se salta el PGOU, el Plan de Prevención de Drogas de nuestra Comunidad Autónoma y la Ley del Ruido", añaden.

Cortando la libre circulación del tráfico en el Casco Histórico los fines de semana y fiestas, "aproximadamente unos 180 días al año, nos van a privar y nos han privado a los vecinos que vivimos en el Centro, de nuestro derecho a la libre circulación, ya que no podremos acceder libremente a descargar nuestras compras o acceder a nuestros garajes sin límite de horario, de nuestro derecho al descanso y al disfrute de nuestras viviendas sin ruido.

Denuncian que casi siempre ocurre que se "producen peleas, gritos y se requiere la presencia policial, sin resultado. Día tras día y semana tras semana". Igual ocurre con la hora de cierre de los locales, "los hosteleros cierran las persianas y la actividad y ruidos siguen en el interior de los locales. Hay que recurrir a la policía como ha ocurrido los pasados fines de semana, en la calle del Escorial, Cañón y Cuesta Baronesa".

Aunque cierren el casco histórico "el espacio para circular no se amplía, es ocupado por las terrazas que aumentan su extensión, esto ocurre en las calles: Honda, Jara, Cañón, y algunas rodean los bancos y no permiten su uso. Ni permiten guardas las distancias de seguridad".

Las Concejalías de Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente "son conocedores de los problemas que ocasiona el desarrollo de la actividad del ocio nocturno en el casco histórico". Y son conscientes de "que se bebe en la calle, que está prohibido como lo reconoció públicamente el Concejal Torralba. Y por ello si se ocasionan problemas es porque el Ayuntamiento no ha tomado otra medida preventiva que cerrar el Centro a la Circulación y la medida ha tenido el efecto contrario al deseado. ¡El efecto llamada!. Ahora será más difícil atajarlo".

Los cargos públicos "no están sólo para ocuparlos. Quién los ocupa tiene que ejercerlos, cumpliendo y haciendo cumplir la Ley y las propias Ordenanzas".

'Un gran festival del botelleo'

Desde MC Cartagena se ha alertado de esta cuestión y denuncian que a la evidente falta de concienciación por parte de los asistentes a estos botelleos se suma la nefasta gestión del Gobierno local en materia de seguridad, denunciado los sindicatos policiales la falta de efectivos para cubrir situaciones de especial dificultad como la del pasado fin de semana.

En relación a esta problemática, esta mañana, el portavoz municipal de MC, José López, ha denunciado que "la falta de control municipal está convirtiendo el Casco Histórico y Cala Cortina en un gran festival del botelleo".

"Lo que se negaba que sucedía en las playas ya no puede ocultarse en el centro y es inquietante", ha añadido el dirigente del principal partido de Cartagena.

Debido a esta situación el concejal cartagenerista ha reseñado que "hay que hacer una llamada a la responsabilidad social y a la solidaridad de los jóvenes, pero eso no puede ocultar la incapacidad de ‘La Trinca’ para controlar un fenómeno conocido y esperado".

A modo de conclusión, José López ha afirmado que "esto trae los recortes de Esperanza Nieto (PP); el ahorro en seguridad en tiempos de pandemia genera problemas de orden y salud pública. ¿Para esto han subido el IBI y nos han endeudado?".

Noticias relacionadas

next