atracón de pantallas

'Welcome to Chechnya', el documental sobre el genocidio gay ocurrido en Chechenia

Secuestros ilegales, torturas o incluso la muerte. Es lo que se encontraron de pronto, a partir de diciembre de 2016, los ciudadanos chechenos, por el mero hecho o sospecha de ser gays, lesbianas o trans. El documental acompaña a algunas víctimas escondidas en refugios que huyen del país gracias al activismo del colectivo LGTBI en Moscú. Las caras de sus protagonistas han sido modificadas digitalmente, para ocultar su identidad, en un relato desgarrador

17/07/2020 - 

MURCIA. “No tiene sentido, no tenemos esa clase de gente aquí, no hay gays, y si los hubiese, se los pueden llevar a todos a Canadá, lejos de aquí. Son demonios, ‘subhumanos’”. Esta fue la respuesta que dio en 2017 Razmán Kadyrovpresidente de la República de Chechenia al presentador del programa HBO Real SportsDavid Scott, cuando este le preguntó durante una entrevista sobre el secuestro y las torturas a miembros del colectivo LGTBI durante su mandato en la República de Chechenia, perteneciente a la Federación Rusa. El presidente se rió delante de cámara en varias ocasiones al escuchar las preguntas del presentador norteamericano: “Ahora ya sabemos por qué vinieron aquí”, ironizaba. 

La entrevista, emitida hace tres años en Estados Unidos, vuelve a estar de actualidad al incluirse algunos extractos en Welcome to Chechnya, esta obra ganadora a mejor montaje documental en el Festival de Sundance y premio del público como mejor documental en el Festival de Berlín. El pasado 30 de junio el canal estadounidense HBO lo emitió para sus suscriptores, y días después pudo verse en Gran Bretaña (BBC e iPlayer), además de Francia. En España se espera que esté disponible en salas de cine la próxima primavera y posteriormente en alguna plataforma on demand. 

El Kremlin asegura que las acusaciones sobre la persecución de chechenos gays son infundadas”, dice una presentadora en un informativo televisivo ruso. “Hoy, el portavoz de Vladimir Putin aclaró que el Kremlin no tiene ninguna razón para dudar de las palabras de Kadyrov”. Lo que ocurrió en Chechenia durante aquellos meses, entre diciembre del 2016 y mediados de 2017, quedaba así sin resolverse. Sin personas identificables que salieran a la luz, no había caso para ningún tribunal. 

“Estuvieron golpeándome con porras cada diez minutos. Irrumpían en la celda gritándome que era gay y que personas como yo deberíamos ser asesinados. Solo pido una cosa: justicia”. Maxim Lapunov es la única persona que ha denunciado los hechos ante la prensa y el comité contra la tortura en Rusia. Salió de aquella prisión, pestilente y encharcada de sangregateando literalmente.  

Cuando Maxim hizo estas declaraciones ante los medios, llevaba escondido seis meses. Fue en octubre del 2017, con luz y taquígrafos, acompañado por un grupo de abogados, ONGs y activistas LGTBI, además de la prensaEs la única víctima que ha desvelado su identidad ante los medios y el gobierno ruso gracias a la “suerte” de no ser checheno. Es originario de Siberia, y, por tanto, no tiene familiares o amigos en Chechenia que puedan sufrir las consecuencias de su denuncia pública. Aún así, su novio y familia fueron escondidos previamente en un lugar seguro, gracias al grupo de activistasToda su agonizante huida la vivimos con ellos minuto a minuto durante el documental. “Eres mi héroe”, le dice su novio justo cuando el avión, que les sacaría del país, despega. Desde entonces Maxim Lapunov se ha convertido en un símbolo contra la caza indiscriminada del colectivo y está a la espera de que su caso sea revisado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tras ser desestimado por la justicia rusa. 

 

Imagínate en pleno siglo XXI, que simplemente por ser homosexual eres torturado o asesinado, donde se insta a las familias de estas personas a matar a sus hijos y hermanos. Parece irreal”. Pero no lo es. Lo explica David IsteevCoordinador en The Russian LGBT Network, y uno de los activistas más implicados en sacar a las víctimas de Rusia. Todo comenzó en el invierno de 2016-2017, durante una redada. Cuando la policía chechena requisó el móvil de uno de los detenidos, encontraron fotos explícitamente gays. Ocurrieron entonces detenciones hasta en plena calle. Los jóvenes amantes eran sacados de sus coches para ser golpeados y que se inculpasen entre ellos o delatasen a otro. Algunas grabaciones domésticas, exhibidas en el documental, así lo demuestran. Somos testigos incluso de una violación y un asesinato espeluznantes. 

Desde que empezaron a multiplicarse los desaparecidos, David, junto a Olga Baranova, directora en Moscú de las iniciativas para el colectivo LGTBI, se coordinaron con otras ONGs del mundo para sacar del país a este colectivo perseguido todavía hoy por el gobierno checheno. Se ocupan de gestionar la petición de visados a países como Canadá. Recaudan dinero para mantenerles ocultos en refugios en Moscú hasta que logran el visado. El último paso es pagarles un billete de avión para irse a otro lugar donde sean acogidos como seres humanos con derechos. “Las primeras dos semanas sacamos del país a quince”. A lo largo de dos años han coordinado más de ciento cincuenta fugas. Han desaparecido cuarenta mil.

Rostros modificados digitalmente 

En Welcome to Chechnya conocemos a un grupo de jóvenes que se esconden en Moscú a la espera de encontrar un país que les acoja. Sus caras han sido tratadas digitalmente mediante inteligencia artificial, sus voces han sido dobladas sus nombres son inventados. Algunos pasan únicamente dos semanas en estos refugios, otros tienen que esperar hasta seis meses. Hay quien no llega al final del camino. 

 

“No quería hacer este film con los personajes en siluetas, con voces mecanizadas, ni quería difuminar sus caras, quería vivir la experiencia de cómo eran sus vidas y cómo eran capaces de salir adelante pese a su dramática situación”, explica su director, David France, nominado a un Oscar en 2012 por el documental Cómo sobrevivir a una epidemia. “Les pedí no grabarles a base de sombras, pero les aseguré que buscaría una forma de solucionarlo que cubriera sus caras pero que permitiera a la audiencia ver sus sentimientos reflejados en estas caras fabricadas”. 

Decenas de personas voluntarias han ofrecido sus rostros para que mediante inteligencia artificial se realizara un deepfake, la técnica digital que superpone los rostros de estos voluntarios y los sustituye en las caras de los protagonistas. Como otros elementos narrativos, se han utilizado cámaras ocultas y grabaciones realizadas con móviles, además del seguimiento por cámaras profesionales. 

Un documental más que necesario, que debe ser divulgado lo antes posible en España para dar a conocer la purga gay más brutal realizada en pleno siglo XXI. 

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

'Hype!', el documental que explicó el auge y caída o comercialización del grunge

Por  - 

Seattle estaba aislada. Empobrecida, los trabajos eran duros, la juventud bebía mucho y consumía drogas duras desde la primera adolescencia. Era un escenario post-industrial de los extremos, sumado a que era de montaña. Por eso las giras de los grandes grupos no iban allí, nadie de la ciudad que tocase soñaba con que le firmarían un contrato discográfico, y esa mezcla dio lugar al grunge, un estilo musical realmente genuino y original. Sin embargo, quienes rechazaron el éxito se encontraron con él de forma desmesurada, como en una parábola bíblica

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

Peleas con marines y ensayos entre caimanes, la leyenda de Lynyrd Skynyrd

Por  - 

Su manager siempre llevaba un maletín con dinero en efectivo para sacarles de la cárcel y pagar los desperfectos en los hoteles. Fueron uno de los grupos paradigmáticos de los 70 y de todos los excesos de la época. Empezando por el consumo de pegamento cuando eran niños a la cocaína y el alcohol en las giras a la hora del éxito. El estereotipo los situaba con los sectores conservadores del sur de Estados Unidos, pero ellos eran hippies que recibieron buenas palizas por llevar el pelo largo

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

'Das Haus', un documental rodado y ocultado por las autoridades de la RDA sobre su crisis de vivienda

Por  - 

Hasta finales de los años 60, la RDA tenía mejor porcentaje de metros cuadrados por habitante que la RFA. A finales de los 80, se habían invertido los términos. La RDA tenía un problema, un 24% de las casas no tenían baño y un 53% no tenían un sistema de calefacción moderno. Todo se evidenció en un documental rodado por las propias autoridades, la vida cotidiana en una oficina pública de atención cara al público, donde los ciudadanos solicitaban vivienda. El documental nunca se difundió hasta la unificación

next